jueves, 13 de abril de 2017

Enfermedad y muerte de D. Juan Reche y Reche

Dos años antes de su muerte D. Juan Reche y Reche es diagnosticado de diabetes, esto supuso un pequeño contratiempo en su trayectoria y proyección social, sin embargo esto nunca lo freno. Buscó los mejores médicos del país, llegando incluso a la consulta de D. Gregorio Marañón, con su tratamiento y la insulina inyectada pudo hacer vida normal a pesar de la pérdida de peso y de un cierto deterioro físico.



Fue un 30 de diciembre de 1935, una tarde fatídica, una inyección mal puesta o quizás.........en fin. Se gangrenó el brazo y el 1 de enero de 1936 fallecía nuestro héroe, nuestro abuelo. Con toda una vida por delante, con miles de proyectos, con miles de futuras conquistas, con una familia y unos hijos.





El día 2 de enero se celebra un funeral multitudinario. El llanto, de un futuro incierto, de un horizonte huérfano de esperanza, de un pueblo desolado, de un presagio de lo que estaría por llegar, del principio del fin.
Salió su ataúd de la casa familiar envuelto con la bandera republicana, la gente se agolpaba en las calles, los hombre estaban subidos en el poyete de D. Juan Domene, el pueblo lloraba, el pueblo se desplomaba.




martes, 8 de diciembre de 2015

Juan Reche y Reche, "la persona":

Mi abuelo, persona carismática y cercana, dejó impresa una marca en todas las personas que lo conocieron, y como no, en su familia:

- Dª Isabel Bautista Sola, mi abuela, cuando hablaba de mi abuelo, además de honrarlo y reconocerlo, siempre decía: "Si entrara por la puerta son tantas cosas las que le tendría que decir, tantas......que necesitaría días...semanas...y no se lo creería". Sin duda, el Somontín que dejó, es irreconocible con el que hoy es.


- Dª Isabel Reche Bautista, mi tía, como hija mayor, son muchos los recuerdos que tenía, recuerdos de su grandeza, de su presencia, pero en especial lo recordaba cuando llegaba a casa a lomos de su caballo negro.


- Dª Lucía Reche Bautista, ella siempre recuerda la pasión que las gentes de Somontín le profesaban a su padre, como lo querían y respetaban, como lo seguían, y el agradecimiento que el pueblo de Somontín sentía por él, ella es la que recordaba la canción que le cantaban a la puerta de su casa:


- D. Luis Reche Bautista, mi padre, él siempre recordaba las tardes en el cortijo con los hombres del pueblo, como se entretenían disparando a objetos y cuando a alguno de estos no le daban, llegaba su padre y decía: "ya lo habéis intentados todos, sí......ahora me toca a mi", sacaba su pistola apuntaba y acertaba. Las tardes en el cortijo aprendiendo a disparar.......


- Dª Rosa Reche Bautista, ella es la más pequeña y siempre recuerda a su padre escuchando música en la radio y pasando las sobremesas con sus compañeros jugando al dominó.


Estos son algunos de los recuerdos que resuenan y resonarán.


 

viernes, 24 de abril de 2015

Juan Reche y Reche. El Personaje:

Como nieto, como somontinero, como persona de justicia y valores, digo, alto y claro, que D. Juan Reche y Reche fue y es, el personaje más importante en la historia de Somontín.

Su dimensión social, humana, empresarial y revolucionaria es digna de admirar y reconocer por las personas de bien.

Junto con los datos y los documentos presentados en las anteriores entradas, muestro algunos nuevos que reflejan esta dimensión y su relevancia social en Somontín, Almería y España:






Poseía y utilizaba un aparato radio-receptor en su domicilio









Empresario y emprendedor de éxito









Titular de las máximas Instituciones civiles y sociales



lunes, 15 de diciembre de 2014

República, Revolución y Dicha en Somontín. 3ª Parte

Siempre que escuchaba a mi padre, D. Luis Reche Bautista, hablar de su padre y de sus logros, siempre hablaba de esa tarde. Una tarde del mes de junio, una tarde de verano en la que todo un pueblo había vencido, donde la justicia tenía forma, donde la libertad colmaba las copas y derramaba los brindis. Una tarde llena de Dicha donde se esperaba la llegada de las herramientas y el alimento que permitiera, explotar a Somontín su talco y a las familias cobrar dignamente por ello.

Sí, ya lo tenían todo: un líder y un gerente (D. Juan Reche y Reche), una fábrica que reconocía el valor del trabajo y del mineral (Sociedad Española de Talcos) y un pueblo unido por el socialismo (Sociedad Obrera Socialista). Sólo faltaban herramientas para la extraccción del talco y alimento para las bestias, sí, faltaba eso, porque la miseria llenaba las manos de las familias y de los trabajadores de Somontín.




D. Juan Reche y Reche, el resto de la "Sociedad" y los vecinos de Somontín esperaban y celebraban la llegada del camión, el camión de la esperanza, del trabajo y la dignidad, que traería los útiles y las herramientas necesarias para vivir y trabajar: Picos, Azadas, Espuertas, Cuerdas, Ganchos, Tornos, Marros, Punteros..... Además de alimento para los burros y los mulos que acarreaban el jaboncillo hasta la Estación de Purchena.



Esto fue una fiesta, la fiesta de la libertad, la fiesta de la revolución, la fiesta de la victoria, que resuena por siempre en Somontín.


 
 
 

jueves, 14 de agosto de 2014

Hitos revolucionarios en el Somontín republicano. 2ª Parte



Y lo más revolucionario fue que lo hizo...


Negoció la llegada e implantación, en la Estación de Purchena, de la fábrica que traería prosperidad y dignidad al pueblo de Somontín, trajo a los "leoneses" que pagarían 10 veces más por el talco extraído por los vecinos de Somontín.

Fueron muchos los encuentros, las correspondencias, las fotos, las propuestas, que llevarían a los "leoneses" a Somontín y a D. Juan Reche y Reche a gerente de la fábrica.


 
 

Fábrica de Boñar, en León.
 

 
Foto que envía D. Roberto Gavioli, propietario de la compañía "Española de Talcos",
para presentar su fábrica a D. Juan Reche y Reche.
 
 
En sus visitas a León, D. Juan Reche y Reche haría sus propias fotos a la fábrica de Boñar, para mostrarlas entre sus vecinos y socios en Somontín:
 


Y por fin, la fábrica estaba funcionando en la Estación de Purchena y por fin, se acabó el monopolio, libertad de venta, libertad en Somontín:



D. Juan Reche y Reche, delante de la fábrica de talco, en la Estación de Purchena, la esperanza llegó y la justicia se bajó en esta parada.


Por último, la foto de los trabajadores y trabajadoras de la compañía "Española de Talcos" en la Estación de Purchena. 20 trabajadores/as, orgullosos de su empresa y orgullosos de su gerente, D. Juan Reche y Reche.



La revolución ya era un hecho.

  

viernes, 23 de mayo de 2014

Hitos históricos revolucionarios en el Somontín republicano. 1ª Parte

Su visión era clara y su estrategia sencilla, debía colocar al pueblo de Somontín en una situación de unión y fuerza. No debía buscar la oposiciones del poder establecido, debía contar con ellos, y no ir contra ellos en forma de revancha o conflicto.

Era una tarde tranquila en el pueblo, los miembros de "la Sociedad" estaban reunidos y todo el pueblo estaba expectante ante la noticia que Juan Reche y Reche iba a hablar cara a cara, por derecho, con la empresa que tenía el monopolio. Les pediría un cambio en la relación con los trabajadores y en el precio del jaboncillo o tendrían que buscar otra empresa que les dieran las condiciones dignas que solicitaban. Este movimiento no se lo esperaban, esperaban movimientos a escondidas, intrigas ocultas, acciones desairadas y por la espalda, argumentos que les permitieran justificar su oposición y dividir al pueblo, que les permitieran mantener el modelo y la visión que tenían.

Esa tarde, D. Juan Reche y Reche salió de su casa como un temerario y volvió como un héroe entre la multitud que lo apoyaba.


 
 
 

sábado, 21 de septiembre de 2013

Sociedad Obrera Socialista "Agrupación Socialista de Somontín". Parte 3: Sus Éxitos.

Es difícil entender la situación social de Somontín en los años 20 y 30. Además de compleja, era muy dura para sus ciudadanos. Visto desde el día actual parece increíble, pero la historia es así, caprichosa, cambiante, se puede distorsionar y como no, cada uno es libre de hacer con su legado lo que quiera.

Hay muchas evidencias de los éxitos de "La Sociedad", estos son algunos:

- A nivel político:

Fue un éxito rotundo, los ciudadanos de Somontín eran compañeros y compañeras, unidos en el socialismo. Esto se evidenció en la afiliación a "La Sociedad", y en como se enfrentaron al yugo y a las amenazas, vendiendo el talco a la compañía de "Los leoneses", así se conocía a la compañía "Española de Talcos" de Boñar (León).



- A nivel humanitario:

Las familias pudieron comer, los animales también, los hombres pudieron subir a trabajar en el jaboncillo. Todo gracias al establecimiento de un economato y al reparto de herramientas y útiles para la extracción del talco.

- A nivel social:

Fue una revolución: crear un movimiento político en un pueblo sometido al caciquismo, dignificar a las familias, asegurar el trabajo y una retribución digna por el talco extraído (diez veces más de lo que se venía pagando), esto fue una gran revolución liderada por D. Juan Reche y Reche.

Para lograr estos éxitos sociales era necesario: un revolucionario (lo teníamos), un pueblo valiente (lo teníamos con las condiciones adecuadas, eso si) y una empresa de talco que compitiera con el monopolio del cacique que aseguraba la injusticia y el sufrimiento al pueblo. Esto lo tuvo que buscar, negociar y asegurar mi abuelo.

La compañía de "los Leoneses", con este sobrenombre se conocía a la compañía "Española de Talcos" de Boñar (León),  conocía perfectamente el talco de Somontín y su calidad, y también conocía el dominio que se tenía sobre los vecinos del pueblo y el sometimiento y miedo que le tenían al cacique, al jefe ilimitado. Esto impedía a esta compañía establecerse en Somontín (concretamente en la estación de Purchena), era un riesgo hacer una inversión para que nadie se atreviese a venderle el talco.

D. Juan Reche y Reche fue la persona que generó los cambios sociales que posibilitaron establecerse a "los Leoneses", fue la persona que dio la cara y su vida en este proyecto, evidentemente, "los Leoneses" querían asegurarse que esto fuera así, por lo que le exigieron, como empresario e industrial que era, ser el gerente de la compañía en Somontín, cargo que ocupó hasta el día de su muerte.




Los pasos que dio mi abuelo para derrocar al cacique y su monopolio fueron arriesgados, valientes y sumamente inteligentes, los cuales describiré en las próximas tres entradas. Estos pasos llevaron a una transformación social, política y laboral del pueblo de Somontín, desde el socialismo y la libertad.